8 de enero de 2006

CUADERNO DE CITAS-4

Los campos magnéticos de Fernando González y León de Greiff

* ¿Qué tienen que ver la literatura y la sabiduría?
* Venus, Eros, Amor: la Amada y los sueños

Por Iván Rodrigo García Palacios

Es bien complicado eso de tratar explicarse, comprender o aprehender, en la realidad o en eso que llamamos el mundo real o de la razón, aquellos asuntos de lo sobrenatural o de los otros mundos o de la irracionalidad, en cuyos dos extremos están o la fe o la fantasía.

Algo así como para empezar a pensar en esos asuntos: mirar desde la definición que Maeterlinck hace de esoterismo: "explicación del Universo incomprensible que nada explica porque lo inexplicable no admite explicación".

Y es que allí, en ese territorio esotérico, se encuentran los símbolos con los que se manifiestan lo sagrado, el arte, la poesía y todo ese lenguaje perdido que le da sentido al soñar y Luz, Sabiduría y salud a la vigilia.

CITA COMPLEMENTARIA

Ediciones pro fantasía y expectación
"Ojos abiertos no son todo vigilia ni toda la vigilia.

A cosas de nuestra alma vigilia llama sueños. Pero hay
de ésta también un despertar que la hace ensueño:
la crítica del yo, la Mística.

Vigilia, no lo eres todo. Hay lo más despierto que tú:
la mística.
Y ensueños entre párpados recogidos.

Más que el Día
es evidente el Ser, la plenitud,
y eternidad nemónica individual
de nuestro ser
nunca comenzado, interrumpido ni cesable.

Lemas
De Arte y Vida:
Tragedia y Humorística no sufren limite en el Arte ni
en la Vida.
De Pensamiento:
Haya poder contra la Muerte: El Ser no tiene ley,
todo es Posible.

Un Estado, cultura, arte, ciencia o libro no hechos
para servir a la Pasión, directa o indirectamente,
no tiene explicación.
Despierta el alma, vigente en dormido cuerpo, son los
ensueños. Y a veces rige sobre la Vigilia; hace
esperar en el umbral a la Realidad.

Sin Fantasía es mucho el Dolor; se hace, más de lo que es, fantástico"

(Macedonio Fernández, No toda es vigilia la de los ojos abiertos, incluido en: Museo de la Novela de la Eterna, Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1982 (653 p.), ps.100-101)

Como ya lo han visto, jugando me he ido involucrando en algunos temas que se van relacionando y que, por fuerzas, que no sé explicarme, me obligan a continuar como si se tratara de un asunto pendiente de toda la vida y que ha llegado la hora de concluir la expedición que se ha planeado por muchos años y que siempre se aplazó, por todas las justificaciones que uno se va inventando... y empieza a sentirse el entusiasmo.

Pues bien, embarcado en ese viaje de vasos comunicantes y encuentros extraños, de la idea de una lectura pagana a las novelas de Fernando González, aparecieron la Erótica y los sueños como un ámbito esotérico en el cual lo real y lo sobrenatural, lo práctico y lo fantástico, la fe y la imaginación, lo surreal y vigilia, se iban relacionando como la luz del día con el sol al amanecer.

CITA PREVIA

"La presencia de la contingencia en la representación del destino terrestre presupone una doble creencia: por un lado, que existe una armonía universal infinitamente superior a la sucesión visible de los acontecimientos, y, por otro, que los hombres, al comprender la vanidad de esta última, pueden tener acceso a la sabiduría divina".
(Thomas Pavel, Representar la existencia, el pensamiento de la novela, Crítica, Barcelona, 2005 (407 p.), p. 60)

Fue así como propuse la hipótesis descabellada de unos vasos comunicantes, o mejor, surrealmente, unos campos magnéticos, que emparentaban a los amigos y Panidas Fernando González y León de Greiff, convirtiendo en anagrama el título de la novela Salomé, al que ahora agrego otra variante: Leo & Ma (&=S=y), por aquello de León y Matilde, la esposa y Dama Celeste, que como se verá en las citas y lecturas que incluyo y sugiero más adelante, podrían abrir el sendero de exploración a las influencias recíprocas, a las afinidades electivas, y a los encuentros y desencuentros de sus pensamientos y visiones del mundo (Agradecería datos y referencias sobre estos temas para ampliar mi exploración)

La lectura de aquellas novelas de Fernando González, que coinciden con la época de los Panidas y la permanencia de ambos en el Valle de Aburrá, hace pensar que su postura frente al Amor y la Amada va evolucionando notoriamente de filosófica a metafísica, como lo pueden comparar en el capítulo titulado La amada y los demás textos sobre ambos temas en Pensamientos de un viejo (1916), y que, ya para 1929, en Viaje a pie, con Julia y las demás damas y situaciones eróticas que allí hacen presencia, se ha ido convirtiendo en algo diferente (y cuando digo convirtiendo también pienso en conversión). Es extraña, para no decir otra cosa por el momento, esa dedicatoria final del libro a Margarita (todavía no es Berenguela), su esposa: "Para ti es este libro; tú sabes qué piensa el autor de Nuestro Señor Jesucristo". ¿Otro secreto que habrá que desvelar?

CITA EXPLICATIVA (¿profecía?)

"Pero, ¿qué son estos jóvenes viajeros? Somos, querida lectora, metafísicos, y algo poetas debido a la concreción y dureza de nuestras glándulas de treinta años. Quizás en la vejez no quede sino el metafísico. Pero ahora somos amantes aficionados a la filosofía. El amor es para nosotros lo que está detrás de las formas, la médula de lo fenoménico o, para decirlo en forma bárbaras, el nóumeno"
(Fernando González, Viaje a pie, Editorial Universidad de Antioquia, Medellín, 1993 (262 p.), p.202)

CITA AFIRMATIVA (¿la conversión?)

"El autor de este libro volvió a Medellín el dieciocho de enero de mil novecientos veintinueve; volvió a ti, mujer cercana, lectora cercana; volvió a tus ojos celestiales, mujer múltiple"
(Fernando González, Viaje a pie, Editorial Universidad de Antioquia, Medellín, 1993 (262 p.), p.261)

Luego vendrá ese fértil lustro de 193o a 1935, del que sugiero pensar en los encuentros narrados en El Hermafrodita dormido: Anita Tilotta (¿Otilia ...?, Irene, y por supuesto, esa descripción llena de misterios con la escultura: El Hermafrodita dormido y sus posibles relaciones con las de Afrodita y las Venus. Para concluir en El remordimiento y Salomé, de las que ya he escrito y espero volver a escribir.

Claro está, se trata de Margarita, luego Berenguela, y de las demás mujeres personajes de sus novelas y, ¿por supuesto? la Dama Celeste, en fin, es el asunto que necesita desvelarse... ¿Tendrá algo que ver con su culto a la Virgen María?

Lo cierto es que la vida y la obra de Fernando González a partir de 1935 se va transmutando, como en la Divina comedia, de infierno a purgatorio y finalmente a paraíso, hasta su Tragicomedia... de 1963, la culminación, la incitación y la clave para desvelar todos los misterios. Lo que ya he mencionado y sobre lo que continuaré esculcando, pues apenas he empezado a explorar el arcón.

La grandeza o importancia de toda obra literaria, poética o artística, así como la del espíritu de un pueblo, serán del tamaño de la Tradición que los nutre ("Tradición, en una definición sencilla, es todo aquello que se trasmite y que otorga al hombre una cosmovisión, un punto de partida sobre el orden de lo sagrado", Tomada de: Carlos Garrido, El esoterismo, claves de las doctrinas secretas, Montesinos, Barcelona, 1983 (128 p.), p. 18). Lo demás es paporreta.

Y, ¿cuál es la Tradición de la cual se nutre la obra de Fernando González: La telúrica andina de Viaje a pie, Mi Simón Bolívar, etc., la de la antigüedad clásica de El Hermafrodita dormido, El remordimiento, Salomé, la más compleja, proteica y sintética, del Libro de los viajes o de las presencias y La Tragicomedia...? Y, ¿cuál es, en últimas, su propósito? Esos son los asuntos a desvelar.

SEGUNDA CITA COMPLEMENTARIA

"Mientras tanto me adiestraré, pues para cualquiera de las artes se requieren dos maestrías:la de la concepción viva y la del dominio de los medios para la expresión formal; concebir y parir. Lo principal es la concepción, pues el que verdaderamente está preñado, pare. Pero siempre es necesaria la artesanía".
(Fernando González, Libro de los Viajes o de las Presencias, Editorial Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín, 1995 (257 p.), p. 237)

Y para complementar esta cita complementaria, recomiendo leer el Itinerario, esas últimas páginas que cierran la Tragicomedia y que Fernando González atribuye al personaje Fabricio Sacristán.

EN LEÓN DE GREIFF

En cambio, pareciera que en León de Greiff su relación con la Dama Celeste hubiera sido más clara, definitiva y directa, desde mucho antes: Matilde es la musa inspiradora o ¿su representación esotérica?

Revisando el primer volumen, León de Greiff, Obra dispersa, poesía y prosa, 1913-1953, publicado por la Editorial Universidad de Antioquia, 1995, me he encontrado lo siguiente para este CUADERNO DE CITAS y de lo cual sólo reproduzco algunos fragmentos, pero recomiendo la lectura de los poemas íntegros pues así se podrá comprender el significado esotérico de los mismos. Igualmente, sugiero la lectura de Prosas de Gaspar, Primera Suite, 1918-1925, que hacen parte del tomo II publicado por Procultura en 1986 y en el que León de Greiff cuenta sobre los Panidas y ese tiempo fecundo y extraordinario.

Ahora sí, las citas:

PRIMERA CITA

El poema completo es un canto extraño y misterioso que cito íntegro para que los LECTORES LUDI sientan su esoterismo:

Filosofismos

"Yo no creo en ninguna
religión irrisoria:
comulgo con la Luna;
mía me da la gloria...

De la vida desdeño
toda necia faena;
vivo en un sólo sueño:
y es la vida muy buena...

Nada más que en la Amada
medito. En lo macabro,
para reír, actúo...
y en la misma balada
de las que a ratos labro,
canto a la dulce novia
y canto al Padre Búho...

Cultivo suave fobia
de la luz indiscreta.
Mi levísimo tedio
-tedio que yo acentúo
con mi desdén al medio-
deviene, conceptúo,
de esa fibra secreta
que al soñador maltrata;
de esa fibra secreta,
fibra vibrátil, neta,
de fulgores de plata...

Y es mi tedio asaz largo
pero nada profundo,
nada negro ni amargo...

Muy lejos de este mundo
hay un jardín hermético,
y en él hay una fuente
que dá un licor sintético
que me torna demente...

Y, demente, la vida
yo paso en un sueño...
y el dolor (si en mí anida...)
huye cuando el Ensueño
en mí sus alas cierra
blancas y evanescentes
y me alza de la tierra
a mágicos Orientes!"
(Filosofismos, 1914, incluido en el Álbum para Matilde. 1921)

SEGUNDA CITA

"Tiempo de amor, clave de Sol y sol de estío
y el corazón enfermo y el espíritu apático
tal una impertinencia dentro de un concurso extático
o como una sonrisa y en un duelo sombrío..."
(Tergiversaciones, mayo de 1917)

TERCERA CITA

Laberinto Lunario

"Monstruo de mi laberinto"
Pedro Calderón de la Barca

"II
El sortilegio de la Luna Maga
Por ésta calle irregular se quiebra
y en sus recodos, argentino, enhebra
medrosas luces que un temblor apaga...

Mi espíritu, sonámbulo, naufraga...
mi lógica, pueril, se desvertebra...
y un angustioso frío de culebra
aloja en mí su adamasquina daga!

El sortilegio de Selene Bruja
filtra en mi corazón letal burbuja
de pavor... cosas hórridas premiro...

Ni un ruido en la calleja... Insomne giro...
Sordo y grave el Silencio se acurruja;
y advierto -entonces- que al soñar, deliro..."
(1918-1920, incluido en el Álbum para Matilde)


CUARTA CITA

"Morena mujer que de negro
las carnes amadas ciñe,
morena mujer ¿cuándo el día
será de nuestras bodas?"
(Agosto 10 de 1922)

QUINTA CITA

"¡No labres ensueños con verbo sonoro,
vacío!
¡No labres ensueños con ritmo y palabras!

El ensueño, solo, vale más que el verso
más pulido y terso..."
(Enero 9 de 1923)

No hay comentarios.:

Licencia Creative Commons
Lector Ludi por Iván Rodrigo García Palacios se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.