15 de marzo de 2006

LECTOR LUDI-28

Tercera parte: Sueños o pesadillas de la humanidad

Del imperio de la palabra
a la dictadura de la imagen

- Los sueños que fundaron las religiones monoteístas
- Pesadillas que masacran a millones

Por Iván Rodrigo García Palacios

¿Mitos, leyendas, realidades? La historia consigna algunos sueños que por sus consecuencias han forjado o marcado, hasta hoy, la historia de la humanidad, esa imagen que se tiene del mundo, de uno mismo y de los demás. No se trata, propiamente, de aquellos en los cuales los dioses, con sus sueños, crean el mundo y con él, a los hombres, las criaturas y las plantas que lo poblarán.

Para ser más específico, son sueños que hombres o mujeres fundamentales, han soñado en algún momento fundacional o crítico para la formación y existencia de aquellos pueblos cuyas culturas todavía continúa influyendo en las culturas actuales, como por ejemplo, los sueños fundacionales de Jacob, José, San José, los Reyes Magos y San Pablo, para el judeo-cristianismo; Mahoma, para los pueblos de Oriente Medio y aquellos que árabes y turcos conquistaron por cerca de diez siglos; Buda, para buena parte de los pueblos de Asia.

Como puede verse y en principio, son las tres religiones monoteístas y una de las religiones más importantes de Oriente, para mostrar que las religiones, más que cualquier otro tipo de ideología, han sido punto de partida en la formación de pueblos y culturas y que en ellas el mito fundacional de un sueño, es elemento clave; al fin y al cabo, los sueños todavía continúan manteniendo ese halo de misterio en la relación de los humanos con lo ignoto y lo desconocido, por lo que se les ha atribuido en carácter sagrado; así como, también, es un territorio de la mente que apenas ahora empieza a desvelarse. Pero ese es otro asunto.

No voy a tratar aquí de la interpretación de los sueños, tan importante para muchos pueblos, pues era una actividad que hacía parte de su vida cotidiana tanto colectiva como individual, hasta el punto de que por ellos se decidía el destino de las personas o todo el pueblo.

Sin embargo, vale la pena aclarar algunos puntos sobre el sentido de los sueños en el nacimiento de las tres religiones monoteístas. Pienso que para el pueblo judío del Antiguo Testamento, los sueños tenían ese valor mencionado en el párrafo anterior. Similar para el nacimiento de Buda.

Pero esta situación cambia en el momento en el cual San Pablo teologiza el asunto para los cristianos; teologización que se extiende tanto al Nuevo como al Antiguo Testamento. En el caso del Islam, los sueños de Mahoma son la fuente de su inspiración divina y de demarcación de su territorio.

Voy a enumerar algunos de esos sueños para que cada cual se sienta libre de extender la lista:

FUNDACIÓN DEL PUEBLO JUDÍO
Son numerosos los sueños importantes para la vida del pueblo judío que se narran en el Antiguo Testamento, pero el primero y fundacional es el de Jacob, y como consecuencia y a continuación, la habilidad, del hijo de Jacob, José, para interpretar los sueños, determinan el destino de ese pueblo por varios siglos. Esos sueños son, y que cada cual los consulte en su propia Biblia:

1. El sueño de la escala de Jacob, en el cual se muestra la conformación que tendrá y futuro del pueblo judío.

2. José, hijo de Jacob, interpreta los sueños del faraón - y, como consecuencia,los judíos se establecen en Egipto hasta que Moisés, varios siglos después, los libera de la esclavitud a la que los someten los faraones, y los conduce a la tierra prometida... cuna de pueblos, culturas, religiones y los conflictos que todavía hoy perduran.

FUNDACIÓN DEL CRISTIANISMO
En el Nuevo Testamento, los sueños son la excepción, de ahí la importancia que se le puede atribuir a su sentido y significado.

Sin pretender de teólogo, ni mucho menos atribuirle importancia desmedida a lo que posiblemente no lo tiene, considero que los sueños fundacionales del cristianismo en el Nuevo Testamento, tienen un valor inexplorado para otras interpretaciones no teológicas. Esos sueños son:

1. Los sueños de San José, padre putativo de Jesús, quien tiene tres sueños. En el primero, un ángel le dice que no debe repudiar a María pues está esperando a Jesús. En el segundo, un ángel le advierte que debe ir a Egipto con María y Jesús para librarlos de la persecución de Herodes. Y en el tercero, le avisa que ya puede salir de Egipto.

2. Si se piensa que San Pablo es prácticamente quien da forma y extensión al cristianismo, es, además de extraño, que sea el único de los promulgadores de la Buena Nueva a quien se asocie con el tema de los sueños.
En primer lugar, existe una anécdota que no he podido verificar si aparece ni en Hechos de los Apóstoles, ni en las Epístolas paulinas, en la cual se narra el sueño de San Pablo en el que un macedonio lo llama para que visite a los filipenses.

3. Pero lo que si es cierto es que San Pablo es el iniciador de la teología cristiana y en sus epístolas trató el tema y sentido de los sueños.

FUNDACIÓN DEL ISLAM
Los sueños de Mahoma fueron fundadores y fundamentales para el nacimiento del islamismo.

1. Sus entrevistas, en sueños o en éxtasis, con el arcángel Gabriel, se persuadió de que él era el elegido de dios para reformar tanto la religión como la vida social (1). En estos sueños, también el mismo arcángel, le revela el Corán.

2. Así como se habla del célebre su sueño de Jerusalén, según el cual, el profeta viajó en caballo y en compañía del arcángel Gabriel, para posarse sobre la famosa piedra en la colina que se sitúa arriba del Muro de las Lamentaciones, hoy guardada bajo la cúpula de la mezquita de la Piedra y por el cual los musulmanes exigen su dominio sobre el lugar y la ciudad.

FUNDACIÓN DEL BUDISMO
Los budistas, por supuesto, son los seguidores de las enseñanzas del Buda y su influencia se extiende, mayormente, por Asia. Acorde con el tema de los sueños fundadores, si bien el origen de Buda es motivo de múltiples leyendas, una de las más conocidas está relacionada con un sueño:

1. El sueño premonitorio de la madre de Buda antes de su nacimiento. "Se dice que su madre lo concibió después de un sueño en el que vio al futuro Buda entrar en su seno bajo la forma de un elefante blanco" (2).

SUEÑOS QUE SON PESADILLAS
Y en vista de que es necesario continuar la búsqueda de otros sueños fundadores, esta vez laicos, suspendo por el momento, pero no sin antes anticipar, en serio y en broma, algunos de los sueños que se han convertido en pesadillas de la humanidad:

1. El sueño del espíritu alemán (3).
2. El sueño americano.
3. El sueño de los justos.
3. Por supuesto, el sueño de la razón...

En esta categoría se podrían agregar, no propiamente como sueños sino como propuestas políticas que se invocan casi como sueños, estarían:

1. Los sueños de Simón Bolívar para los pueblos suramericanos, que ya se sabe en que van.
2. Los sueños de Gandhi para la India: "satyagraha" (en sánscrito, "abrazo de la verdad").
3. Los sueños de Mao Tsé-thung para la China, reproducidos como poemas en El libro rojo y que terminaron en la cruenta pesadilla de la Revolución Cultural.
4. Y, lo más parecido a los sueños, "I have a dream", de Martin Luther King.

Todos ellos parte de la historia, sobre los que las ciencias sociales ya se han encargado.

Y, el asunto continúa...

NOTAS
(1) (2) E. Royston Pike, Diccionario de religiones, Fondo de Cultura Económica, México, 1978
(3) Igual que para C. G. Jung, el ideal ario o el sueño del espíritu alemán, tiene extensas y profundas raíces en los pueblos de origen y habla germana en el centro de Europa. Jung se identifica descendiente de esa corriente y, como podrá leerse en el libro de Richard Noll, Jung, El Cristo ario (Vergara Editor, Barcelona, 2002 (416 p.), en su delirio, se propuso ser un profeta, o mejor, un mesías de ese sueño.
Licencia Creative Commons
Lector Ludi por Iván Rodrigo García Palacios se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.