25 de enero de 2008

LECTOR LUDI-55

El viaje al amor. Las nuevas claves científicas

Autor: Eduardo Punset

Destino, Bogotá, 2007 (254 p.)

Si bien el propósito de Eduardo Punset en este libro es el de exponer de manera unificada y sencilla las teorías científicas que explican la naturaleza del amor, ello no impide que su lectura nos conduzca también a mirar y reflexionar con él sobre los aspectos morales e imaginarios que han marcado su manifestación y comportamiento en la cultura.

Para ello partió de una intuición, de la que él dice, ya la ciencia está empezando a confirmar y según la cual, la fuerza, el impulso, el instinto o la necesidad de fusión de un organismo con otro similar, es el fundamento que soporta, no sólo la integración celular que provocó la formación y evolución de organismos mayores y más complejos, sino que es la base de lo que ahora se denomina amor.

A partir de esa explicación biológica del amor, Punset expone e interpreta una ingente cantidad de información sobre los desarrollos y alcances de la investigación científica que busca esclarecer los misterios de la naturaleza humana, en especial, lo que a él le interesa: la naturaleza del amor.

Son dos los asombros y una "alegría de vivir", los que me ha provocado la lectura de este libro: el primero, la confirmación, cada vez más demostrada, de que todo lo que somos es natural, hasta en esa emanación de la vida natural que llamamos espíritu, de la que hablaba George Santayana.

Segundo, encontrar la confirmación de algunas de mis hipótesis descabelladas sobre la naturaleza humana y su delirante sentido de la existencia.

Y, mi "alegría de vivir", encontrar información suficiente y necesaria para plantearme nuevas hipótesis descabelladas sobre la naturaleza y funcionamiento del enamoramiento como un mecanismo evolutivo que produce mutaciones y transformaciones, reales y concretas, en el organismo humano tanto durante su existencia como en el organismo de sus descendientes.

La propuesta para estas nuevas hipótesis descabelladas parte, en primer lugar, de mi afirmación anterior de que el enamoramiento es un mecanismo evolutivo que transforma al Homo-Humano durante su existencia. Y, en segundo lugar, por una pregunta a la que la información científica que expone Eduardo Punset parece responder por deducción y abducción, pero que todavía la ciencia no confirma de manera concluyente:

¿Se modifican o transforman los genes de un Homo-Humano durante su existencia y, como consecuencia de ello, se transmiten esos cambios e inciden en la conformación genética de sus descendientes, según sean engendrados por él en diversos períodos de su desarrollo biológico y cultural?

Además, Eduardo Punset cita al neurólogo Richard Gregory, profesor emérito de neuropsicología de la Universidad de Bristol, quien dice que el cerebro no está para buscar la verdad, sino para hacer predicciones para poder sobrevivir.

Tal afirmación se puede interpretar, junto con el análisis de otra información sobre la incidencia de la memoria y del aprendizaje como procesos cerebrales que intervienen en el enamoramiento, reproducción y supervivencia, como otra confirmación a mi hipótesis descabellada del enamoramiento como mecanismo evolutivo para el Homo-Humano.

Esos serán motivos para emprender una nueva labor de "mi alegría de vivir" que les haré llegar en el próximo futuro, por el momento, les participo de mi lectura al libro de Punset.

Sin pretender despojar al amor de sus maravillosos elementos e interpretaciones platónico-idealistas, que bien entendidos y manejados contribuyen a enriquecer las consecuencias del flechazo de Cupido, este libro demuestra que eso que llamamos amor es una fuerza que hace parte de la naturaleza orgánica desde su origen y, cuya evolución incide en el Homo-Humano de manera determinante y particular para definir lo qué somos, sin que por ello tengamos que renunciar al goce de la imaginación y de la literatura amorosa, puesto que ello también forma parte de lo que somos.

Como ya lo dije, Punset expone de manera sencilla, pero amplia y profundamente documentada, la naturaleza, el funcionamiento y los efectos del amor, tanto en sus aspectos biológicos como culturales, en un punto armónico dentro de la polémica de lo natural y lo cultural que invita a comprender de manera objetiva sobre lo qué realmente somos y, así, evitar engañarnos o que nos engañen, tal y como sucede cuando estos temas son tratados sólo desde sus aspectos morales.

Al fin y al cabo y, si bien amamos por obligación y necesidad, nada impide que disfrutemos amando y ello se logra cuando somos tal y como nos conocemos.

Licencia Creative Commons
Lector Ludi por Iván Rodrigo García Palacios se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.