16 de enero de 2007

LECTOR LUDI-43

Beso Rico-EROS ALQUÍMICO


Medellín, 16 de enero de 2007


Amigos LECTOR LUDI

En primerísimo lugar, desearles que este año, ya comenzado, les depare ventura y felicidad.

Si me han extrañado por estos dos meses de silencio, les cuento que he dedicado ese tiempo organizar, complementar, revisar, corregir y reescribir, tanto algunos temas con los que me venía entreteniendo, en una especie de novela filosófica que titulo: El Circum-Loquio de los Cínicos, como, también, reelaborando algunos de los LECTOR LUDI y CUADERNO DE CITAS que, por sus obvias conexiones, parecían tener unidad temática y conceptual, a la que era necesario darles una estructura y un acabado suficientes para conformar un libro que fuera, algo así como un adelanto de mis Confesiones de Lector Profesional y Filósofo Aficionado.

Como ya estoy en las adecuaciones finales, les envió, más que nada, para hacerles saber que continúo en actividad, la introducción y para que se sientan libres de comentar, criticar o hacer sugerencias, o simplemente guardar complaciente silencio.

Como de costumbre, espero su acuse de recibo y, a los interesados, les sugiero copiarlo del weblog, simplemente haciendo clic en la siguiente dirección:

http://lectorludi.blogspot.com/

Cordial saludo,
Iván Rodrigo.

----------------

LECTOR LUDI-43

Beso Rico-EROS ALQUÍMICO-Introducción

Iván Rodrigo García Palacios

Beso Rico o el Eros alquímico

Hipótesis descabelladas sobre la mente,
el enamoramiento, el soñar y el imaginar


INTRODUCCIÓN

El Homo-Humano en la retorta alquímica
de la evolución y de su mente


"La anarquía intelectual está llena de luces; su ceguera está compuesta por deslumbrantes vestigios, renacimientos y nuevos comienzos. Si no fuera por estos fragmentos o semillas de orden, el mismo caos no podría existir, sería nada".
George Santayana, Platonismo y vida espiritual (1).


¡Hipótesis descabelladas! ¡Por supuesto! Esa es mí manera para especular sobre un asunto o una idea que despierta mi curiosidad o atención, bien por sorpresiva o por disparatada y jugar con ello, como lo hacen los niños, hasta que se agotan sus variaciones y conexiones o cuando, por la presencia y acumulación de nueva información y nuevos conocimientos, se deriva en otras hipótesis descabelladas.

Todo ello en una lúdica que, lastimosamente, va desapareciendo cuando nos hacemos mayores y la cultura la legaliza, petrificándola en la nostalgia y condenándola como un pecado ideológico.

Y digo, a manera de metodología, que mis hipótesis descabelladas son como los juegos de los niños, porque pienso que los juegos de ellos son el remanente y el punto de partida que permanece del primordial inicio de la actividad mental del Homo-Humano que, igual hoy que en ese entonces, a la manera de los juegos infantiles, ve, siente, imagina, sueña, acumula, conecta, relaciona, varía, experimenta, en fin, juega ese juego en el que se origina la creación de las palabras y del el lenguaje.

Palabras y lenguaje que son los que dan origen al pensar y al actuar organizados y, con ello, al desarrollo del pensamiento (2). Ese pensamiento que va a alcanzar las complejidades y sofisticaciones que ahora nos asombran y confunden, muy superiores a las de aquel entonces, pero mucho menos complejas y sofisticadas a las que pudiera anticipar cualquier hipótesis descabellada que se atreva a profetizar el horizonte futuro al que pudiera estar destinado el pensar el actuar del Homo-Humano.

Horizonte y destino estos, obscurecidos por la soberbia de los Homo-Humanos de hoy, para quienes, la mente y el pensamiento de los primitivos ancestros, peyorativamente hablando, son como el de los niños y sus, no tan simples, juegos. Es, quizás, por lo que no se atreven a reconocer, como ya lo dije, que un niño es una réplica evolucionada y evolucionante que se repite y desarrolla, física y mentalmente, de manera similar, desde el primer hijo de los primeros padres.

En fin, la historia es muy larga y lo que me interesa rescatar ahora es esa primordial función del juego, de la lúdica, como la acción y la pasión a partir de las cuales el Homo-Humano se transforma y se hace más humano.

Saltándome toda esa historia de evolución y desarrollo, me detengo un momento en los juegos de aquellos griegos que influyeron para que las culturas actuales fueran lo que son.

Con toda seguridad, presocráticos y postsocráticos, fueron originales jugadores de hipótesis descabelladas que se inspiraron en la información y conocimientos recibida del Oriente, de Minos, de Egipto, etc., acumulándola, transformándola y transmitiéndola, de generación en generación, en un creciente y acelerado juego de hipótesis descabelladas que, se supone, se inició con Tales y se fue haciendo más amplio, profundo y complejo, al pasar de jugador en jugador hasta transformarse en poema, tragedia, diálogo platónico, tratado aristotélico, especulación sofística, medicina para el alma epicurea o estoica..., en fin, una exploración inacabable de horizontes y verdades sin fin, en la que la Verdad o el Horizonte absolutos eran apenas una Idea y no la finalidad de la existencia.

... Y todo ello, hasta que los poderosos y sus ideologías, impusieron sus absurdas leyes. Absurdas por sus pretensiones de absolutos.

Sin oponerme, de ninguna manera, a la seriedad y formalización del pensamiento y del conocimiento, creo que el juego de las hipótesis descabelladas es una etapa indispensable en el desarrollo del Homo-Humano que le permite ejercitar y capacitarse, en su iniciación de aprendiz de alquimista, en los misterios, secretos y conocimientos de su naturaleza y de la Naturaleza.

Es por ello que ahora propongo mis hipótesis descabelladas para quienes las quieran jugar.

Y..., ahora sí, ¡a jugar! Esto es de lo que trata este libro.

-o-

El asombro es la primera impresión del Homo-Humano ante los misterios de lo desconocido y la puerta de entrada al territorio de lo sagrado.

El asombro, punto de partida hacia el ignoto territorio del ser humanos, porque, para poder pensar, antes tuvo que soñar e imaginar... y sentir curiosidad y apasionarse (3).

Y, el primer sueño y la primera imaginación del Homo-Humano, fueron "Los Otros", unos seres, "a su imagen y semejanza", con el inmenso poder que en sus sueños e imaginaciones les otorgaban. Asuntos se tratan en los capítulos de la tercera parte, titulada: Sueños e imaginación.

Y soñó e imaginó que podría existir una puerta que comunicaba su concreta, frágil y vulnerable realidad con esa otra región en donde residían "Los Otros", los creadores supremos, causantes de todo aquello que le era desconocido y quienes, parecían tener el poder de transportarse, de ir y venir desde ese "más allá" para actuar, a su capricho, sobre este "más acá".

Pero, sin saberlo ese primitivo Homo-Humano, era que su mente, un nuevo y apenas aparecido mecanismo evolutivo de la Naturaleza y de la vida, que en otra de sus jugadas de dados, se había puesto en marcha e iniciaba su labor de mutaciones y transformaciones sin un destino conocido, todavía hoy.

... Y, aquel Homo-Humano primitivo, le otorgó el carácter de divinos a aquellos "Otros" y de sagrado al lugar sobrenatural en el cual su imaginación los hizo habitar.

... E hizo sagrados los lugares de su realidad profana en los que se manifestaba lo que le era desconocido por considerarlo manifestaciones de "Ellos".

... Y creo ritos y ceremonias como una manera solidaria de comunicarse y congraciarse con "Ellos", o como una llave que le permitiera a él acceder a ese "más allá" y a sus poderes.

... Y, pensó que esa era la forma de comprender y explicar los misterios para esos misterios que, en un principio, fueron: su capacidad para engendrar nuevos Homo-Humanos; los fenómenos extraordinarios y las transformaciones de la Naturaleza y de su existencia; el sentir placer, dolor y miedo; el poder de su imaginación, de sus sueños y de su pensamiento (4).

... Y, así, hasta que su mente descubrió que aquel miedo a lo desconocido, que hasta ese momento lo reunía de manera solidaria, también le servía para dominar y esclavizar a sus semejantes. Asunto que se explica en el Capítulo 4, de la primera parte, en El Circum-Loquio de los Cínicos.

... Y, con ello, los dados dieron, en ese entonces, otro giro.

-o-

Esa nueva jugada de dados del mecanismo de la evolución mental, cualquiera fuera su propósito y sentido, cambio al Homo-Humano del ser solidario que era, para convertirlo en el Homo-Guerrero, ese mismo que, todavía ahora, continúa siendo. Solidaridad y Homo-Guerrero como se explican en los capítulos 3 y 4, de la primera parte, en El Circum-Loquio de los Cínicos.

Ese cambio es, probablemente, la primera gran experiencia demostrable de que la mente es un mecanismo evolutivo, propio y concreto, que causa mutaciones y transformaciones en el Homo-Humano, con un poder todavía lejos de su dominio.

Ese poder evolutivo de la mente, por lo que puedo deducir, se manifiesta, en primer lugar, a partir de la actividad erótica, esa que resultó de transformar el sexo en sexualidad.

En segundo lugar y relacionado con la anterior, en el enamoramiento (Sexo y enamoramiento son los temas que se tratan en los capítulos de la segunda parte). En tercer lugar, por los sueños y la imaginación, esta última, característica exclusivamente humana. Y en cuarto lugar, por el pensamiento.


Del poder evolutivo de la mente y de la posibilidad de utilizarlo en propio beneficio, es de lo que trata este manual de iniciación al Eros Alquímico.

He aquí algunas claves para abrir "La puerta", esta sí real y concreta, pero requiere de saludables sueños, imaginación y pensamiento.

Otras pistas y claves se sugieren en los comentarios y citas que se incluyen en los capítulos de la cuarta y última parte del libro.

-o-

Para el Homo-Humano primitivo y para los que de él evolucionaron, desde entonces, el asombro fue el método del conocimiento, en un proceso simple pero poderoso: del asombro, al miedo o al placer; a la curiosidad y la aventura; al soñar y al imaginar; al pensar y el comunicar; al crear y el inventar; al manufacturar, al construir, al transformar y al transformarse, en fin, el punto de partida de la evolución cultural

Más afortunados aquellos Homo-Humano primitivos, para quienes todo era nuevo, maravilloso, extraordinario, porque, desgraciadamente, los Homo-Humanos actuales, la gran mayoría, adormecieron su capacidad de asombro y se han convertido en esclavos del "dar todo por sentado" y se dejan dominar por la ignorancia y la estulticia.

Renunciaron a los desafíos de aquella solidaridad primitiva que los hacía más humanos que guerreros, en la que eran uno en la comunidad y no, como ahora, una propiedad del grupo de unos cuantos.

Sin embargo y, mientras el Homo-Humano siga siéndolo, el punto de partida, el camino y el desafío continúan siendo los mismos: el asombro, la curiosidad, la aventura... Las preguntas siguen siendo las mismas: ¿Qué es eso? ¿Qué es el hombre? ¿Qué es ser humano?...

... El horizonte continúa abierto, tan próximo o lejano como al principio. Es asunto de supervivencia.

Mi propuesta es jugar como lo hacen los niños, lo más parecido, todavía, a la mente y cerebro del Homo-Humano primitivo, a preguntarse y responderse esas y las nuevas preguntas, con el mismo asombro, libertad y solidaridad.

Con toda seguridad y, así ninguno descifre los grandes misterios, como los niños, gozará aprendiendo y mantendrá en permanente y saludable actividad los poderes de la mente y del cerebro, la fuente insustituible de la vida.

Ese será el primer juego de hipótesis descabelladas que se propone en los capítulos de la primera parte, o sea, en El Circum-Loquio de los Cínicos, el que se irá ampliando, variando, profundizando o repasando, a medida que se avance en la lectura de las otras partes y capítulos de este libro, con el que he gozado como un niño al irlo pensando y escribiendo.

Y, para complementar los temas y asuntos de las tres primeras partes, en la cuarta parte, titulada: Cuaderno de Citas, se transcriben, precedidos de un comentario, algunos fragmentos de autores reconocidos que han tratado de estos asuntos de manera o poética, o literaria, o filosófica, o científica, en fin, la idea es agregarle diversión y atraer la atención hacia otras y nuevas lecturas.

NOTAS

(1) George Santayana, Platonismo y vida espiritual, Trotta, Madrid, 2006 (83 p.), p. 15
(2) Adriana Silvestre y Guillermo Blanck, Bajtín y Vigotski: la organización semiótica de la conciencia, Anthropos, Barcelona, 1993 (286 p.)
(3) Según teoría epistemológica: Eugenio Trías, Tratado de la pasión, Debolsillo, Barcelona, 2006 (217 p.). pp. 83-113
(4) Mircea Eliade, Tratado de historia de las religiones, Ediciones Era, México, 1984 (462 p.)
Licencia Creative Commons
Lector Ludi por Iván Rodrigo García Palacios se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.