7 de marzo de 2008

LECTOR LUDI-58


Título: La evolución de la cultura

Autor: Luigi Luca Cavalli Sforza

Anagrama, Barcelona, 2007 (204 p.)

Por Iván Rodrigo García Palacios

Cuando hace unos cinco o seis años Guillermo Sánchez Trujillo proponía un "genoma dostokafkiano" para mostrar el parentesco entre Crimen y castigo y El proceso y, a partir de esa idea, un poco después yo proponía mi hipótesis descabellada de un genoma literario universal, el especialista en diversidad genética, Luigi Luca Cavalli Sforza, apenas estaba publicando en italiano su libro La evolución de la cultura, traducido al español y editado en 2007 por Anagrama.

Cuento lo anterior para darme el gusto de ver respaldadas científicamente nuestras intuiciones sobre genética literaria, las que, como todo en la historia de la humanidad, "no existe nada nuevo bajo el sol", seguramente fueron inspiradas por las modas y polémicas desatadas, a partir del siglo XIX, por las ideas de la herencia y la genética aplicadas a la cultura que así como sirvieron para descubrir conocimiento maravilloso, también han sido pretexto para las más horrorosas ideas y masacres racistas, xenófobas y fundamentalistas.

O, para ser más literario, fuimos inspirados por influencias de la crítica literaria moderna y posmoderna, tan platónicas e idealistas ellas. Por mi parte yo prefiero aplicar esta interpretación materialista y en consecuencia voy a revisar mis anteriores hipótesis descabelladas sobre genética literaria.

Por otra parte, no hace muchos días me hacía la pregunta de sí la información genética de un individuo puede evolucionar naturalmente durante su período de vida y que esta información pueda ser transmitida, en un momento dado, a cada uno de sus hijos, haciéndolos mucho más diferentes de sus hijos anteriores o posteriores. Algo así como una reflexión sobre si es posible, desde la influencia sobre nuestra propia genética, podríamos engendrar mejores hijos, ya que desde la influencia cultural es un hecho cotidiano.

Aun cuando el libro de Luigi Luca Cavalli Sforza no responde directamente mi pregunta, si me ofreció elementos para confirmar que la cultura puede influir en la evolución genética, por supuesto, sin que todavía se sepa todo al respecto. Me permitió pensar que es posible que los seres humanos puedan madurar (en el buen sentido) su información genética, lo que con una maduración cultural... En fin, otra utopía eugenésica, quizás menos aterradora que las que actualmente se están aplicando.

Para los interesados en los temas antropológicos, culturales e históricos, este libro es una fuente de asombros.

De manera acertada y sencilla ofrece información e interpretaciones actualizadas sobre las teorías evolutivas y genéticas a partir de Mendel y Darwin y sobre los avances en las investigaciones biológicas, genéticas y particularmente, sobre las características que hacen humano a los humanos, en el desarrollo de su cerebro y mente.

Esto tiene que ver con el desarrollo, evolución o historia de la cultura, en términos que él asimila y compara, tanto con la evolución genética como con la evolución cultural, para lo que, en palabras del propio autor:

"[...] consideramos que la palabra "evolución" se corresponde con la de "historia". Estamos convencidos de que la historia y, por tanto, la evolución son la clave para comprender el presente. La evolución es incluso mejor que la historia, al ser una teoría muy relacionada con un número cada vez mayor de disciplinas".

Luigi Luca Cavalli Sforza (Genova, 1922), es autoridad internacional en el campo de la diversidad genética, profesor titular en la Universidad de Stanford y fue director de su Departamento de Genética, además ha publicado amplia información de sus investigaciones sobre la evolución cultural, especialmente sobre los aspectos lingüísticos.

Licencia Creative Commons
Lector Ludi por Iván Rodrigo García Palacios se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.