26 de abril de 2007

LECTOR LUDI-ALQUIMIA DE LA LECTURA-Definiciones


Capítulo 3


Lectura, espíritu, mente y cerebro

La lectura es una propiedad del Homo-Humano, más cercana al espíritu que a la materia. Espíritu que es, como bien lo dice George Santayana:

"El espíritu es una emanación de la vida natural" (1).

En ese contexto, la lectura es, también, una parte de esa vida natural que se manifiesta en la emanación del espíritu.

Mi propósito es reflexionar sobre la vida natural de la lectura. Por tal motivo, excluyo, pero no los ignoro, a aquellos aspectos metafísicos que conectan al espíritu y a la lectura, los que, indivisiblemente, siempre estarán presentes y serán sustancia de toda reflexión que se haga sobre los asuntos de la materia y del espíritu humano.

Es necesario partir desde la materia. En todo asunto relacionado con la existencia temporal y espiritual del Homo-Humano, materia y espíritu son uno y todo.

En consecuencia, la exploración y la construcción del camino hacia el conocimiento de la lectura, se inicia partiendo de la vida natural y se avanza apasionadamente hacia un horizonte espiritual. El camino se hará paso a paso, pero comprendiendo el todo.

El primer paso de este proceso será el de reflexionar y analizar cómo funciona la lectura para el cerebro y para la mente.

En términos generales, la lectura, además de un proceso mental superior, es, también y más allá, una proyección que el Homo-Humano hace de sí mismo hacia el horizonte que él se trace de su destino, de su aspiración última.

Un proceso mental superior es, como lo consideraba el ruso Lev Vigotski y lo explica Alex Kozulin:

"Más que una simple extensión de un proceso natural que se origina en la biología humana, el proceso mental superior es función de una actividad socialmente significativa [...] La función mental superior se crea mediante la actividad; es una objetivación de la acción" (2).

En este sentido y de acuerdo con cualquier neuro-psicología, que también incluya la neuro-lingüística, el desarrollo de cualquier proceso mental superior y de la proyección que haga el Homo-Humano de sí mismo, será, además, el resultado tanto de condiciones neurológicas propias como de las adaptaciones culturales correspondientes.

En este contexto, la lectura será una actividad superior a la que se puede alcanzar siempre y cuando se hayan logrado el adecuado desarrollo del cerebro y la adecuada incorporación mental de la cultura.

Sin entrar en explicaciones técnicas que bien pueden consultarse en la documentación especializada, es necesario partir del punto de que, por una parte, el desarrollo del cerebro tiene su principio y fin y que, por la otra, en medio de ese lapso se desarrollarán una serie de capacidades necesarias para su eficiente funcionamiento y para el manejo de estados mentales, cada vez, más complejos.

Por ejemplo y saltando al asunto, neurológica y mentalmente, la incorporación, manejo y uso del lenguaje, es un proceso que se inicia percibiendo, imitando y estructurando, signos y símbolos. Y, el juego, es el mejor ámbito.

Cerebral y mentalmente, primero, se aprende a escuchar las palabras y a darles correspondencias, luego y cuando, también, se haya formado el mecanismo fonético, se aprende a hablarlas.

Más tarde y cuando se hayan dado las condiciones necesarias, se puede aprender a leer.

Ahora, en el aprender a escribir requiere, además de los procesos mentales del lenguaje, de manejos motrices, es decir, desarrollo de la motricidad superior y ese es un aprendizaje que debe realizarse más tarde.

Hasta aquí, cerebro y mente, desarrollan y automatizan procesos mecánicos: leer y escribir.

A partir de ellos, se iniciaría el desarrollo de los procesos mentales superiores y de la proyección de la lectura, o sea, es el momento en el cual intervienen y se combinan simultáneamente las expresiones de la mente: sensación, asociación, pensamiento, imaginación, memoria, emoción, ánimo, etc., para operar en las "actividades socialmente significativas" y lograr, además de la "objetivación de la acción", su proyección en realidades, concretas y diversas, así como proyectarse, más allá del tiempo y del espacio real, en los espacios y tiempos imaginarios.

Como los asuntos del leer y escribir, lectura y escritura, se tratan en otro capítulo de esta parte, prefiero pasar a tratar ahora algunos puntos sobre la estimulación neuropsicológica para desarrollar aquellos estados y circunstancias adecuadas para iniciar a los buenos lectores.

En primer lugar es necesario tener en cuenta que, a diferencia de otros órganos y funciones del cuerpo, las actividades cerebrales y mentales no se desarrollan uniforme y homogéneamente; sus desarrollos no son universales, aun cuando la infraestructura y fundamentos si lo sean y, finalmente, no son predecibles en períodos o etapas determinables o regulares, así se presenten, con ciertas similitudes, dentro de estadios y períodos, más o menos amplios, pero determinados o modificados por el cumplimiento necesario y obligatorio de diversas y aleatorias condiciones previas y posteriores.

Esto quiere decir y demuestra que el cerebro y la mente de cada Homo-Humano son únicos y exclusivos y se desarrollan de manera particular para cada uno, así, en términos generales, los seres humanos estén inmersos en realidades determinadas.

Ante esta situación, si bien puede partirse de la aplicación de metodologías y procedimientos generales para la estimulación neuropsicológica, se debe tener en cuenta la particularidad de la naturaleza y desarrollos para cada individuo.

Se debe empezar desde la más temprana infancia y se debe continuar en todo momento del resto de su vida, pues ya se sabe que el cerebro y la mente son flexibles y plásticos durante toda la vida normal y saludable.

Como se sabe, la actividad del cerebro se desarrolla por conexiones neuronales o sinapsis a partir de estímulos y respuestas físico-químicas del organismo, las cuales, así como pueden establecerse y ampliarse, también pueden ser modificadas y cambiadas para crear nuevas o redirigir o complementar las existentes.

Se sabe, contrario a lo que se creía, que existen procesos neurofisiológicos mediante los cuales el cuerpo del Homo-Humano genera nuevas neuronas que remplazan a las que se deterioran o mueren y, de esa manera, regenerar y mantener eficiente la actividad cerebral.

Por supuesto, esa generación de neuronas y regeneración del cerebro, al igual que lograr la mayor eficiencia, eficacia y salud del funcionamiento del cerebro, requiere que se cumplan una serie de condiciones necesarias, así como, también, es indispensable que cada persona estimule desarrolle, maneje y controle su actividad cerebral y mental de tal manera que su mente y cuerpo sean uno y todo.

Buscar esta conexión de cuerpo y mente que es, a manera de ejemplo, la labor que desarrollan los monjes budistas desde hace siete u ocho siglos con resultados asombrosos.

De estos monjes que son ellos mismos Maestros de Maestros, se han investigado y documentado descubrimientos en la exploración, cartografía y conquista (en el sentido más espiritual), de su cuerpo y mente, dirigidos al cumplimiento de sus propios propósitos religiosos y espirituales.

Esas experiencias, bien entendidas, podrían servir de sustento tanto para ser aplicadas a la salud del cuerpo y del espíritu como guías y claves para ser utilizadas en el proceso de convertirse en LECTOR LUDI.

Como bien puede deducirse de lo que hasta aquí se ha expuesto, lectura, espíritu, mente y cerebro, son una unidad indivisible al momento de emprender la iniciación de alumnos y maestros LECTORES LUDI y como tal debe ser asumida.

Sin embargo, para efectos de la formulación, comprensión e interpretación, de cualquier método de iniciación al conocimiento y a La Sabiduría, es necesario hacer una fragmentación teórica y práctica que permita conocer y aplicar su aprendizaje y ejercicio.

En consecuencia, es a partir de esta paradójica y aparente situación de unidad/fragmentación que los Maestros o Sensei de iniciados a LECTORES LUDI deberán ejercer sus oficios y dirigir sus tareas para iniciar a sus alumnos y formarlos con la finalidad de que, igualmente ellos mismos, puedan convertirse en Maestros LECTORES LUDI y puedan transmitir a sus alumnos La Sabiduría.

En el próximo capítulo se expondrán algunas sugerencias teóricas y prácticas para que los interesados en ser Maestros LECTOR LUDI, puedan desarrollar sus propias exploraciones y cartografiar los mapas que los conduzcan a ellos y a sus alumnos hacia los territorios de su propia Serenidad y Sabiduría.

NOTAS

(1) George Santayana, Platonismo y vida espiritual, Trotta, Madrid, 2006 (83 p.), p. 57.

(2) Alex Kozulin, La psicología de Vigotski, Alianza, Madrid, 1994 (294 p.), p. 114.

No hay comentarios.:

Licencia Creative Commons
Lector Ludi por Iván Rodrigo García Palacios se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.