25 de marzo de 2006

CUADERNO DE CITAS-11

Todos nacemos genios

hasta que la sociedad nos destruye

- La inteligencia no es todo lo que se cree de ella

- ¿Es posible convertirnos en SABIOS o FILÓSOFOS?: Por supuesto

- La imaginación: la Gran Vía de la inteligencia

Por Iván Rodrigo García Palacios

Tras siglos de rendirle culto a la inteligencia como supremo atributo humano, hasta el punto de haberla convertido en icono de moda y paradigma por medio del cual se condena al fracaso o al éxito a quienes se supone la poseen o no, me temo que puede resultar herético o perogrullesco afirmar que lo que supone es la inteligencia no es otra cosa que el resultado, acertado o no, de un proceso conjunto, simultáneo y continuo de procesos mentales, y no un proceso mental por ella misma, lo que en otras palabras significa que para ser inteligente es condición necesaria el adecuado desarrollo de aquellos procesos mentales, que viene a ser lo mismo que la estimulación o formación de las habilidades o inteligencias múltiples que se supone poseemos (1), así como de otras cualidades.

(Para que no se piense que el asunto de las inteligencias múltiples fue una novedad de nuestro tiempo, he aquí una referencia curiosa a las inteligencias múltiples de un humanista del siglo XV. Según Gianozzo Manetti, el hombre está destinado a "muchas operaciones de comprensión y de actuación" ("multiplices intelligendi et agendi operatines"), así como a "vivir bien y felizmente" ("bene beateque vivendum"). Algo de lo que ya, muchos siglos antes, Platón también había hablado en su diálogo Alcibíades, el mismo del que se vale Michel Foucault para su Curso en el Collège de France, 1981-1982, en el que analiza la "inquietud de sí mismo" ("epimeleia heautou"), la que luego conecta con "el arte de vivir" ("la famosa "tekhne tou biou") (2).

Y es que la inteligencia ha sido motivo de innumerables interpretaciones, todas ellas, por más críticas que se propongan, decididas a exaltar la calidad superior de unos resultados, que por muy importantes que estos sean, no dejan de ser, al fin de cuentas, más que simples habilidades. Pues, al fin y al cabo, pienso, como muchos más, que la verdadera inteligencia es aquella SABIDURÍA o FILOSOFAR del que hablaba el Sócrates de Platón en El banquete, y que más adelante transcribiré y que, como ellos se lo propusieron a la juventud griega, es posible lograr en cualquier momento y lugar, basta con proponérselo.

De todas maneras, pareciera que todavía no es posible ni definir qué es o cómo funciona la inteligencia.

Lo anterior no quiere de ninguna manera menospreciar el valor o importancia que la inteligencia o inteligencias tengan para las personas. Por el contrario, lo que deseo es demostrar, como lo dije en el título, que todos nacemos genios hasta que la sociedad nos destruye, es decir, que por la vana insistencia en obligar a las personas a ser inteligentes funcionales: lógico-matemáticos, capaces de memorizar, repetir y actuar, a partir de pautas y paradigmas establecidos y legitimados, se les niega, reprime o destruye, la posibilidad de desarrollar, manejar y controlar, los procesos mentales que los conducirían a la verdadera inteligencia, es decir, a la capacidad de pensar y actuar eficiente y eficazmente en beneficio propio y de los otros, a partir de la adecuada estimulación y desarrollo de tales procesos mentales, entre otros: las percepciones, las sensaciones, las asociaciones, las emociones, las simbolizaciones, los sentimientos, el pensamiento, el ánimo, la imaginación, la memoria y, finalmente, la expresión inteligente de sí mismo y de los conocimientos, lo que, en resumidas cuentas, permitiría que el HOMBRE IDEAL, al que aspiraron los verdaderos filósofos griegos de la antigüedad, así como los humanistas renacentistas con su "Hombre Nuevo", fuera posible en la realidad y no una mera utopía.

Como sé, por propia experiencia, que todo ello es posible tanto para que los niños desde que nacen como para los que ya son adultos, se conviertan en SABIOS o FILÓSOFOS, propongo el tema para reflexión y trascribo a continuación algunas citas que bien podrían despertar curiosidades.

PRIMERA CITA

"- Ninguno de los dioses hace filosofía, ni desea llegar a ser sabio, desde el momento que ya lo es. Y ninguno otro que sea sabio filosofa. Pero tampoco los ignorantes hacen filosofía ni desean llega a ser sabios. Pues la ignorancia tiene precisamente esto de penoso: el que no es bello ni bueno ni sabio considera serlo, sin embargo, de modo conveniente. Y aquel que no considera estar necesitado no desea aquello de lo que no considera tener necesidad.

- ¿Quiénes son, pues, Diotima, los que filosofan, si no los sabios ni tampoco los ignorantes?

- Esta claro hasta para un niño que son los que se encuentran en el medio entre unos y otros, y precisamente unos de estos es Eros. Pues la sabiduría es una de las cosas más bellas, y Eros es amor por lo Bello. Por eso es necesario que Eros sea filósofo y que, en cuanto filósofo, sea intermedio entre el sabio y el ignorante".

Platón, El banquete.

SEGUNDA CITA

"Los verdaderos filósofos son los que aman contemplar la verdad"

Platón, República.

TERCERA CITA

"El alma que no haya contemplado nunca la verdad no podrá alcanzar jamás la forma de hombre"

Platón, Fedro.

CUARTA CITA

"Porque, dime, ¿de qué nos sirve conocer la naturaleza de fieras, aves, peces y serpientes e ignorar o menospreciar, en cambio, la naturaleza del hombre, sin preguntarnos para qué hemos nacido ni de dónde venimos ni a dónde vamos?"

Petrarca, La ignorancia del autor y la de muchos otros (De sui ipsius et multorum ignorantia).

QUINTA CITA

"Si tienes dispuesto el carro de la razón, encamínate a donde no es posible ir con los pies; únete a los lejanos astros y conoce a partir de ello lo que es un mundo: la misma sustancia de los principios lo compone. De este modo puedes conocer allí tierras y soles, a los cuales la venerable antigüedad llama Careres y Bacos.

¿Acaso no te está permitido dirigir tu carrera mediante las alas del ingenio allí donde con los pies no puedes hacerlo desde el orbe de la tierra? Ea, pues, imagínate en primer lugar (si es cierto que no quieres confesarlo), imagínate, digo, que dejas la sede de nuestra tierra y asciendes en línea recta hacia el cuerpo vecino de la luna"

Giordano Bruno, De inmenso et innumerabilibus.

SEXTA CITA

"Los filósofos son en cierto modo pintores y poetas, los poetas pintores y filósofos, los pintores filósofos y poetas; los verdaderos poetas, los verdaderos pintores y los verdaderos filósofos se estimas y admiran recíprocamente, pues no es filósofo sino quien imagina (fingit) y pinta, por lo que no sin razón se dice que "inteligir es especular con imágenes y el intelecto es imaginación o no es sin imaginación" (...). Del mismo modo que nada inteligimos sin imagen, tampoco recordamos nada sin imagen"

Giordano Bruno, Sigillus sigillorum.

(Estas dos citas anteriores serán igualmente válidas para el tema de mi próximo CUADERNO DE CITAS, que versará sobre el poder de la imaginación).

NOTAS

(1) Howard Gardner, Estructuras de la mente, la teoría de las inteligencias múltiples, Fondo de Cultura Económica, México, 1999 (448 p.)

- Howard Gardner, Inteligencias múltiples, la teoría en la práctica, Paidós, Barcelona, 1999 (313 p.)

(2) Michel Foucault, La hermenéutica del sujeto, Fondo de Cultura Económica, México, 2002 (539 p.), p. 95

No hay comentarios.:

Licencia Creative Commons
Lector Ludi por Iván Rodrigo García Palacios se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.